El liderato tendrá que esperar hasta después del verano

Bajo un intensísimo calor se disputó en el trazado internacional de Motorland Aragón el último meeting de la Copa de España de Resistencia antes del periodo estival. Las amenazas de fuertes chubascos se quedaron solo en eso, en amenazas y el intenso calor en el ambiente se multiplicaba por mucho en el interior de los vehículos. La suerte no estuvo al lado del equipo Siki Sport, con problemas mecánicos en la primera carrera y bandera roja en la segunda cuando ya alcanzaban al primer clasificado.

11219-370R

Cambió de centralita por parte de la organización por una nueva en mal estado

La organización, al parecer atendiendo las peticiones de algún equipo rival, sustituyo la centralita electrónica del coche de Sicart-Carol, que se encontraba precintada y totalmente dentro de la reglamentación, por una nueva en principio totalmente revisada. Los problemas empezaron en los cronos oficiales para el equipo de Siki Sport Racing, cuando un mal funcionamiento de esta, emitía datos erróneos, modificando el funcionamiento de la “palomilla” de la admisión. Pese a estos problemas que modificaban constantemente la potencia del SEAT León SC, Carol pudo obtener la Pole position en la segunda sesión de entrenamientos oficiales cronometrados, mientras que su compañero de equipo Sicart más perjudicado, tan solo podía alcanzar el séptimo mejor tiempo, que les llevaría a la cuarta línea, en parrilla justo por detrás de los hermanos Vinyes sus máximos rivales de cara al cetro final.

Cuatro minutos parados en la pista por culpa de la centralita

La carrera empezó con una salida más o menos limpia donde el equipo perdió una posición a favor del italiano Vescovi, que en la siguiente vuelta quedaba aparcado en la puzolana al final de recta. Los continuos fallos electrónicos dejaban a Sicart haciendo el muelle, con perdidas de posición cuando el coche no funcionaba correctamente, y recuperaciones cuando este rodaba a la perfección. Una vez efectuado el cambió en piloto, y rodando alrededor de la séptima plaza, con Carol a los mandos del vehículo preparado por RCA, el coche decide pararse en mitad de las pista, los intentos de Carol para resetear la centralita y poder arrancar de nuevo permitieron el equipo Siki Sport Racing continuar en pista, pero en la última plaza. De ahí hasta el final con fallos intermitentes, a Carol solo le quedaba intentar recuperar algunas posiciones, cosa que hizo marcando la mejor vuelta en carrera hasta alcanzar la onceava plaza, lejos de la sexta posiciones de los líderes del Campeonato. “Ha sido una lastima, porque sin estos problemas, ajenos a nuestro equipo, tanto Alan como yo teníamos mejor ritmo de carrera que el resto de equipos participantes, podíamos haber ganado y situarnos lideres de la Copa” nos explicaba un decepcionado Marc Carol al final de la carrera.

11219-407R

Bandera roja justo cuando se disponían a alcanzar a los hermanos Vinyes

El duelo entre Carol y Joan Vinyes en la salida de la segunda carrera, cayó del lado del sabadellense. Imponiendo un fortísimo ritmo que el andorrano fue incapaz de seguir a Carol en la primera parte de la carrera, dejando su relevo con una muy buena ventaja respecto a sus rivales. Con el cambio de piloto y la aplicación del handicap, los hermanos Vinyes pasaron a encabezar la carrera, pero el mejor ritmo de carrera de Alan Sicart, llevaba al equipo Siki Sport Racing a rebajar en cada giro la distancia respecto los lideres entre 3 y 7 décimas, llegando a las últimas vueltas a contactar visualmente con el vehículo número 13 de los andorranos. Cuando toda hacia prever que Sicart rebasaría a Vinyes en el último giro, el accidente de Carlos Ezpeleta que rodaba sin frenos hacia unas vueltas y que continuamente tenia salidas de pista, obligó al directo de carrera a mostrar la bandera roja y dar por finalizada la carrera con Sicart a tan solo 0”096 de Vinyes en el último paso por meta. “Ha sido un final de semana complicado, primero con la centralita, y luego cuando pensábamos que podíamos recuperar los puntos perdidos en la carrera del sábado, nos encontramos con una bandera roja. Teníamos claro que podíamos ganar la carrera, incluso hemos vuelto a marcar la vuelta rápida como en la primera manga. Hemos perdido una batalla, pero no la guerra, nos quedan cuatro carreras, dos en Montmeló y dos en Navarra” declaraba un apasionado Sicart al final del meeting.

Publicado en: Noticias

Next Event: MONTMELO

Facebook:

Video: